Acogida Integral de Jóvenes

¿Cómo Trabajamos?

El Programa de Acogida de jóvenes de la Asociación Horuelo, es un servicio que presta recursos residenciales a jóvenes mayores de 18 años que se encuentren en situación de exclusión social y que carecen de apoyo en materia de vivienda.

En su mayoría estos jóvenes proceden del sistema de protección de menores o bien de otras entidades sociales (públicas y privadas) que trabajan con este colectivo.

Tenemos casas de acogida situadas en Madrid, Guadalajara, Ciudad Real y Palencia.

En estas casas las personas residentes tienen cubiertos gastos de alquiler, suministros, alimentación higiene personal, transporte y otros.

"Las personas igual que las aves son diferentes en su vuelo, pero iguales en su derecho a volar". Fran Lázaro

¿Qué hacemos?

Social

Fomentamos que las personas del programa accedan a recursos de empleo, formación, aprendizaje del castellano, actividades de ocio, etc. Así mismo apoyamos a las personas extranjeras en sus procesos de regulación admva.

Atención y Acompañamiento

Potenciamos la autonomía, el bienestar y la dignidad de los jóvenes acogidos/as a través del acompañamiento por parte de nuestro equipo de trabajo con el fin de acompañarles en su proceso de inclusión social.

Nuestro Equipo

Nuestro equipo está formado por los coordinadores de proyectos, educadores y personal voluntario que desarrollan acciones de acompañamiento a los jóvenes dentro y fuera de los recursos residenciales apoyándoles en proceso su inclusión.

Momentos Acogida

¿Cómo es para ti un día en el piso?

“El premio es saludarles y darles las gracias por esta oportunidad para describir mi día en el centro Horuelo.
Bueno lo primero me levanto más o menos a las 7 de la mañana, pero con mucha energía porque en la casa se duerme tranquilo, sin ruido ni molestias. Y lo que hago después de levantarme es lavarme la cara y preparar mi desayuno, y casi siempre me encuentro con uno o dos de mis compañeros de piso. Charlamos un poco y además somos como una familia y no tenemos secretos entre nosotros. Después me cambio y me voy a clase sobre las 7,30, y parece mentira, pero salgo muy contento.
Después de unas 9 horas más o menos vuelvo a casa contento. Parece que a encontrar a mi madre esperándome, pero al final me encuentro a mis hermanos.
Llego con mucha hambre y con alegría, y lo que más me gusta es cuando escucho la palabra “lávate las manos que la comida está preparada”. Después de comer lavamos los platos y luego me tomo una ducha y hablo con mi madre unos minutos.
De verdad me relajo mucho y a las 5.30 salgo de casa para las clases de castellano, y más o menos a las 8 de la tarde vuelvo a mi hogar. Preparo mi cena, y después de cenar nos sentamos en el salón, hablamos un poco de todo, y más o menos a las 10 de la noche nos damos las buenas noches y a la cama.
Y al final doy las gracias a Horuelo porque para mí es mi segunda familia, y otra vez gracias por enseñarme el buen camino. Nunca lo olvidaré, y Gracias”

Sheikh

“Cómo es un día en mi piso de Horuelo: me levanto todos los días a la misma hora para ir a estudiar. Dejo la cama hecha y me voy. Después de volver al piso me pongo a comer. A veces comemos juntos, con mis compañeros. Tengo que hacer la comida un día a la semana para todos. Siempre hago la comida el día anterior, porque el día que me toca estoy en clase por las mañanas, y para que puedan comer tengo que dejarlo hecho.

Tengo un compañero de habitación que fuma un montón. A veces me molesta, pero nos llevamos muy bien.

La educadora o el educador vienen dos o una vez a la semana, y cada mes tenemos una asamblea para ver qué cosas tiene que mejorar cada uno.

Cada semana nos toca hacer la compra. Esta semana me ha tocado a mí y se ha hecho muy mal, porque no he mirado bien el precio, por eso mis compañeros han pasado unos días sin comida. La próxima vez no me va a pasar.

Estoy muy contento con Soraya y Rubén. Siempre están cuando estoy triste, y me llevo muy bien con mis compañeros, aunque soy muy nervioso.”

Mamadou

“¡Hola!

Pues para mi Horuelo es nuestra familia. Nos da todas las oportunidades para llegar a nuestros sueños, y hay gente que nos está ayudando para conseguir cosas cuando estamos en una situación mala. Encontramos gente a nuestro lado para que nos apoye y todo eso.

Vivimos normal, como toda la gente. Hacemos nuestras cosas. Por ejemplo, en formaciones y estudios, y también hacemos excursiones juntos, y conocemos gente de otros países diferentes, pues en mi piso vivimos cinco personas como una familia. Nos juntamos, compartimos cosas entre nosotros…”

Otman

Financiadores

Asociación Horuelo
Calle Hermanos García Noblejas 41Bis. Planta 3 
28037 Madrid
Teléfono: 91 522 29 21